Fumar para vivir bien

Quizás te hayas preguntado alguna vez por qué tanta gente sigue fumando, si sabe perfectamente lo que hay con el tabaco.

Si es así, tal vez te interese lo que te voy a contar.

Es posible que el nombre de Enrique Echeburúa no te suene.

No sería extraño, porque no es ningún personaje mediático.

Se trata de un psiquiatra que, entre otras cosas, ha investigado lo suyo.

Es profesor universitario y tiene un buen número de libros publicados.

Libros que he devorado, en muchas ocasiones, porque Echeburúa es todo un maestro en el ámbito de las conductas adictivas y la salud mental.

Tuve la gran suerte de poder asistir a alguna formación con él y disfrutar de su enorme conocimiento, amabilidad y simpatía.

Y hay una cosa que él dice, hablando de salud mental y sui cidio, que hoy quiero compartir contigo:

“Las personas no quieren matarse, quieren dejar de sufrir”.

¿Y por qué te cuento esto? 

Porque creo que, en el fondo, esto también puede aplicarse al tabaco.

Si fumas, no lo haces porque quieras matarte, por mucho que sepas los riesgos que encierra el tabaco.

Hay varias razones.

Pero una de ellas es porque alivia muchos malestares.

El insomnio, la ansiedad, el estrés, las preocupaciones, el nerviosismo, la angustia, el miedo, la soledad… 

Para aliviar todo eso, y algunas cosas más, puede usarse el tabaco.

Para dejar de sufrir, por usar las palabras de Echeburúa.

No para matarte.

En resumen: te aporta algo.

Pero, ¿sabes? 

Tener claro esto es una gran ventaja.

Porque existen otras formas, saludables, de aliviar ese malestar.

Y en mi formación para dejar de fumar ayudo a descubrirlas.

Y digo descubrirlas porque en realidad esas cosas ya están contigo.

Y porque descubrirlas es lo que te va a permitir verte libre de humos y sobre todo, mantenerte.

Porque una vez que las descubres, sabes que nunca más volverás a necesitar el tabaco para aliviar tus malestares.

Sólo tienes que tomar la decisión correcta.